Martes 25 Mayo 2021

Alejandra Rodenas participó del acto por el aniversario de la Revolución de Mayo

La vicegobernadora formó parte de la ceremonia conmemorativa del 211° aniversario de la Revolución de Mayo, realizada en la Casa de Gobierno.

La vicegobernadora y presidenta de la Cámara de Senadores, Alejandra Rodenas, acompañó al gobernador de la Provincia de Santa Fe, Omar Perotti, en el acto por el 211° aniversario de la Revolución de Mayo. El mismo tuvo lugar en la Casa de Gobierno y contó además con la presencia del presidente de la Cámara de Diputados, Pablo Farías; el intendente de Santa Fe, Emilio Jatón; la ministra Silvina Frana y el Arzobispo de Santa Fe, Monseñor Sergio Fenoy.

En el inicio de una actividad atípica marcada por las particularidades impuestas por la pandemia, se izaron las banderas de los mástiles ubicados en el centro de la Plaza 25 de Mayo. Posteriormente, la cantante Evelina Sanzó y el tecladista Pablo Juarez interpretaron las estrofas del Himno Nacional. Luego fue turno de que el Obispo Fenoy, brinde una invocación religiosa.

Seguidamente, el gobernador de la provincia expresó un discurso en el que afirmó: “La Patria es el bien común, el lugar amplio y diverso donde todas y todos somos necesarios. Hace 211 años se generaban una serie de acontecimientos que encontraban un punto en común: la emancipación, la visión superadora de lo establecido y el sentido de independencia”.

“La Revolución de Mayo expresa la valentía de tomar la decisión correcta. Nuestra historia está marcada por grandes personas que tomaron la decisión cierta y no la fácil, lo que nos permite hoy ser un país libre. De esta Revolución nace un fuego interior que permite enfrentar desafíos: el amor por nuestra Patria”, expresó el gobernador.

Más adelante, Perotti sostuvo que “ese sentimiento es el que debe imponerse para unirnos en las coincidencias y dejar de lado todo aquello que profundiza las diferencias, que nos hace más vulnerables y nos aleja del bien común. Ningún país avanza cuando su gente cae en profundas grietas a causas de desencuentros”.

En relación a la pandemia de coronavirus, destacó que “tenemos miles de personas que están luchando contra algo que desconocíamos, nuestro personal de salud, nuestras fuerzas de seguridad, nuestros estudiantes, nuestros docentes, nuestros comerciantes, empresarios y cada trabajadora y trabajador de la provincia que nunca bajan los brazos”

“Hoy les pido que me ayuden a garantizar el futuro de todos, haciendo su parte: cuidándonos entre todos para cuidar el porvenir de oportunidades que tiene nuestra provincia. Se que es muy grande el esfuerzo, pero de esto salimos todos juntos, de nuestro esfuerzo depende que dejemos de perder a los nuestros. Necesitamos cuidarlos y necesitamos que te cuides porque todos son indispensables para el futuro de Santa Fe y de nuestra Argentina”, añadió.

“Este no es momento de enojos o de enfrentamientos. Es momento de cuidarnos para garantizar nuestro futuro, que está en cada uno de nosotros y se conforma con trabajo y esfuerzo”, sintetizó.

La conmemoración finalizó con un fuerte grito de ¡viva la patria! y un cerrado aplauso de los presentes.

La reflexión de la Vicegobernadora

Por su parte, la vicegobernadora y presidenta de la Cámara de Senadores expresó en unas líneas escritas su reflexión personal acerca de la conmemoración de este 211° aniversario de la Revolución de Mayo. A continuación el escrito que compartió Alejandra Rodenas.

Soles de mayo, revoluciones y equidad

Mayo: postales de una lluvia en la espera y un sol que supo de voces tormentosas en una semana que culminó en un grito de primer gobierno. Y la patria, esa idea naciente y primaria pensada y dicha por Moreno, Castelli, Belgrano y tantos otros, se explicaba como el fin de las sumisiones y el ocaso de un régimen fenecido. Me detengo y pienso: ¿Cuál es la patria de la pandemia? ¿Cuál es la patria de quien no registra al otro, ni al dolor y el sacrificio de las y los comprometidos en la lucha contra ella, ni tampoco al límite preciso de la ciencia y sus conclusiones? 

Aquel mayo de 1810 fue un mayo soñado por un puñado de mujeres y hombres que entendieron que el fin de un tiempo ajeno era el inicio de un tiempo propio. Mientras entendían y expandían la idea de la patria, forjaban una épica de la supervivencia y el coraje compartido. Creyeron en la libertad, pero buscaron siempre una forma institucional de transitarla. ¿Hubo tensiones? Claro que sí, pero siempre con la unidad como faro.

¿Cuál es, entonces, el sol de este mayo pandémico y fatigado al que algunos compatriotas se obstinan en opacar? El sol velado de este mayo pareciera teñirse de prejuicios, de pseudo verdades repetidas a ciegas, desnudas de argumentos o adornadas de falacias. Pero hay otro sol en mayo. Un sol de pequeños y grandes gestos, un sol de esperanza en la vacuna que trae equidad y busca redimir asimetrías.

En 1810 el grito emancipador también fue una tregua. Hagamos de este 25 de mayo una oportunidad para encontrarnos en un deseo compartido de salud. Busquemos la forma de seguir siendo patria en la incertidumbre y la tristeza. Y que no sean las cifras del horror el único modo de conmovernos. 

Hay una patria que anida en la conciencia colectiva a pesar del torpe individualismo que nos quitó el aire. A esa patria, quienes creemos en una, hoy la celebramos creyendo que un plural es posible cuando lo que está en juego es seguir viviendo o sanándonos con dignidad. Felices quienes creemos que el sol de mayo sigue siendo eterno. Ojalá la revolución que trae consigo pueda animarnos a reflexionar sobre el sentido de la vida y la libertad.

Galería